7 de juny de 2017

Taller: El Teu Currículum + Creatiu. Inscriu-te!

24 de maig de 2017

Taquilla inversa: C'est l'histoire de la Série Noire

Anatomía de un asesinato d'Otto Preminger, a la Bòbila

Ciudad violenta, de Jim Thompson


Jim Thompson. Ciudad violenta. Traducción Pedro Costa Musté. Barcelona: Ed. B, 1988 (Libro Amigo: Policíaca; 18). ISBN: 84-7735-689-0

Una ciudad tan negra, tan sucia, apestosa y tan peligrosa como el petróleo que daba de comer a todos sus habitantes.




Mayo Negro: Thriller Noir

23 de maig de 2017

GONZALO LEMA, “QUE TE VAYA COMO MERECES”

[Los detectives de Ana Petrook, 17 de mayo de 2017]


La novela del boliviano Gonzalo Lema, Que te vaya como mereces, me deslumbró como me deslumbró hace muchísimos años El mundo es ancho y ajeno del peruano Ciro Alegría porque, tanto una como otra, nos revelan maravillosamente un país, sus habitantes y poderosamente, su lenguaje mestizo.
La novela de Ciro Alegría fue publicada en 1941, en Perú, es una novela “indigenista”, sus personajes son indígenas rurales de principio del siglo XX.  La de Gonzalo Lema fue publicada este año 2017, es una novela policiaca fuertemente contextualizada por la realidad boliviana contemporánea, sus personajes son mestizos, “cholos: la síntesis racial boliviana”,  de Cochabamba, la tercera ciudad más importante de Bolivia, en la que casi el noventa por ciento de sus habitantes son mestizos o indígenas de la etnia quechua y donde “las rubias no podían estar de acuerdo con el indio. Eran parientes de los otros gobiernos”.  En la novela de Ciro Alegría se transmite una desoladora realidad; en la de Gonzalo Lema, un conformismo, un tanto cínico e irónico de, “nos ha ido, como nos merecemos.”
El personaje principal de Que te vaya como mereces es Santiago Blanco, un cholo de cincuenta y seis años, soltero y sin hijos; había sido policía, detective privado y mendigo hasta que fue rescatado de la miseria por el corrupto coronel Uribe quien lo empleó como portero de su edificio y desde cuya azotea vigilaba “que el mundo estuviera en su lugar, que nadie le robara nada”.  Santiago es un gordo sarcástico, desfachatado, para quien “la gente vivía a su manera sin mayor conciencia histórica . Era feliz . La gente y sus circunstancias muy sencillas , que se consumían cada simple día.”  Santiago, comelón de comida criolla, “vivía la comida como una gran experiencia múltiple. Olores, textura, sabores , sensaciones , deglución”.  Camina por Cochabamba parándose para comer lo mejor de cada fonda, de cada puesto de mercado
En el primer puesto olió los fritos de seso con arroz y papa blanca y se pasó ligero pensando que era un engaño. En el segundo puesto olió bien una densa nogada de cordero pero sin nuez, sino con maní remojado en la víspera, retostado y molido con esmero, y con el cordero tierno con su tufo a pasto silvestre y sal. En la tercera olla se asustó, porque la doña freía las costillas de vaca en una gran sartén, con ruido de gran incendio, después de haberlas hecho hervir en olla y sacarles toda la grasa. El fuego y las chispas vivas saltaban a enorme distancia. Pero en la cuarta olla encontró cuanto su ánimo inquieto buscaba: el ch’ake de trigo con pedazos de papa runa y de carne gorda. El colorante de ají en vaina. Llajua verde encima. El rocío de perejil llegaba luego, de la mano gorda y cálida de la cocinera. Ya no revisó la quinta olla, pero pronto vio que se trataba del Falso Conejo. Ese plato le recordaba su convicción udepista y lo dejaba triste un buen rato. El doctor Siles se reacomodaba en su corazón.
Santiago es portero y confidente de los inquilinos del edificio. Un viejo delincuente, “abrelatas”, le pide ayuda para encontrar el cuerpo de su hijo robado de la morgue; Santiago sigue la trayectoria del cuerpo robado en el ya conocido camino de la corrupción de los países latinoamericanos. Y Bolivia es, “un país de medio pelo que no generaba noticias… Así que se podía recorrer todos los canales en perfecto orden y luego pensar con fundamento que se había tenido la mala suerte de nacer en un lugar que no le importaba a nadie en el mundo…”
En Que te vaya como mereces, la realidad es más poderosa que cualquier ficción.



Asesino burlón, de Jim Thompson


Jim Thompson. Asesino burlón. Traducción Gerardo Di Masso. Barcelona: Ed. B, 1988 (Libro Amigo: Policíaca; 20). ISBN: 84-7735-779-X

"Mi autor favorito de novela criminal --a menudo imitado, pero nunca igualado-- es Jim Thompson"

Stephen King







Roland Topor






22 de maig de 2017

El mono bajo la lluvia, de Robert Crais


Robert Crais. El mono bajo la lluvia. Traducción Emilio Muñiz. Barcelona: Ed. B, 2006. ISBN: 84-96546-69-1

Cuando la tímida Ellen Lang acude a la oficina de Elvis Cole para encargarle que averigüe el paradero de su marido y su hijo, el caso que presenta no parece demasiado peliagudo. En efecto, para este detective atípico, que decora su despacho con los personajes de Disney, está acostumbrado a los bajos fondos y se empeña en ser honesto en un ámbito en que impera la corrupción, este tipo de investigación no debería resultar problemática; ni para él ni para su enigmático socio Joe Pike.

Sin embargo, el asunto se complica cuando Elvis llega a los rincones oscuros del glamuroso Hollywood, se introduce en el ambiente sórdido de los estudios cinematográficos y de las lujosas mansiones, y se pone en contacto con el peligroso mundo vinculado con las drogas, el sexo y la violencia. Las cosas se ponen feas para Elvis y Ellen, pues se diría que todos, polis, estrellas de cine y estafadores, les han declarado la guerra.





Maggie Q






21 de maig de 2017

Mientras mi preciosa duerme, de Mary Higgins Clark


Mary Higgins Clark. Mientras mi preciosa duerme. Traducción de César Aira. Barcelona: DeBolsillo, 2004. ISBN: 84-9759-566-1

Neeve Kearny debe de ser la única persona en Neuva York preocupada por la desaparición de Ethel Lambston. Ethel, una famosa reportera de ecos de sociedad, es una de las mejores clienteas de la lujosda boutique que Neeve posee en Madison Avenue. Pero el ex marido de Ethel, así como el sobrino y los magnates de la moda ridiculizados en su último artículo, tienen buenas razones para estar contentos con su desaparición.

Cuando finalmente Ethel Lambston aparece degollada, los recuerdos de Neeve sobre el asesinato irresuelto de su madre salen a la superfície. Ahora, en tanto inocente testido del asesinato de Ethel, Neeve es arrastrada a una nueva pesadilla; un laberinto siniestro de envidia y ambición que le pondrá en serio peligro de muerte...




20 de maig de 2017

Asesinato en el Congreso, de Chesús Yuste (Xordica)


Chesús Yuste. Asesinato en el Congreso. Zaragoza: Xordica, 2017. ISBN: 978-84-16461-15-8

Un político relevante del partido del Gobierno aparece asesinado en un despacho del Congreso de los Diputados mientras la multitud indignada rodea el Parlamento ante un desmesurado despliegue policial. Nora Murúa, una joven diputada surgida del 15-M, y Bruno Mairal, un veterano periodista, encuentran una pista que parece guardar relación con el crimen y deciden tirar del hilo. Entre tanto, el comisario Robles deberá sortear las presiones políticas para avanzar en una investigación en la que la élite política del país está bajo sospecha. Todo se complica con la irrupción de un justiciero popular, oculto tras la máscara de V de Vendetta, que ataca a grandes personalidades de la economía y la sociedad a quienes señala como responsables de la crisis.

La crisis económica, social y también política de la España actual atraviesa toda la novela, una auténtica radiografía de nuestra compleja realidad narrada con el ritmo de un relato policiaco. De hecho, los protagonistas son los ciudadanos y ciudadanas que plantan cara e intentan resistir a la involución del Gobierno de Manolo Rajón, que destruye derechos y libertades en cada Consejo de Ministros.

Chesús Yuste utiliza su experiencia como diputado en la primera legislatura de Rajoy para transformar con maestría sus memorias en una trepidante novela negra, cruda en su visión de la sociedad y del sistema de poder, aunque sin perder nunca la ironía que caracteriza al autor.





 
Google Analytics Alternative